viernes, 14 de diciembre de 2012

EL OTRO HOMBRE de Miguel Delibes (II)



En las cosas menores está escondido muchas veces el destino y los grandes cambios de las personas. 

Sobre esta idea traza una historia costumbrista Miguel Delibes. Un matrimonio joven y aparentemente feliz, la nieve, un resbalón, una caída, unas gafas rotas, una obsesión, un descubrimiento…


Es invierno y las calles están blancas, heladas. A Juan Gómez se le rompieron las gafas tras una desafortunada caída. Esa mañana, antes de ir a la óptica para repararlas, mientras él se encuentra desayunando, su mujer experimenta una extraña sensación, un asco en su interior. Es difícil de explicar, pues su vida de pareja es satisfactoria pero, sin embargo, siente repugnancia al ver a su esposo. 

Primero piensa en la posibilidad de encontrarse encinta, aunque pronto se da cuenta de que ésa no es la causa de su desazón. El hombre con el que está conviviendo parece otro sin sus anteojos, esas lentes que le daban carácter y construían su personalidad. Esta idea la pone nerviosa, la perturba, la obsesiona incluso, y llega a creerse que en verdad aquél no es el hombre al que conoce desde hace diez años y con el que lleva poco tiempo casada, que el verdadero Juan podría aparecer en cualquier momento. La rotura accidental de unas gafas hace aflorar en esta mujer el miedo a la convivencia, a la aventura del matrimonio, y la obliga a replantearse si verdaderamente ama a su marido.

viernes, 30 de noviembre de 2012

EL OTRO HOMBRE de Miguel Delibes

Llegaremos al final del año, y del curso, con una nueva lectura del escritor vallisoletano Miguel Delibes. En esta ocasión leeremos una breve historia que se titula El otro hombre.


NAVIDAD SIN AMBIENTE de Miguel Delibes (II)


El relato que hemos leído esta semana es la historia de una triste Navidad. Una familia compuesta por nueve personas celebra, alrededor de la mesa, unas amargas fiestas con la figura de la madre, fallecida recientemente, en la memoria.


Se trata de una historia coral, con muchos personajes (nueve, diez contando con la madre muerta, son muchos caracteres para tan pocas líneas), en la que Delibes desnuda los sentimientos de los mismos dejándolos hablar, de una manera corriente, empleando un lenguaje cotidiano, con conversaciones paralelas en las que se entremezclan temas diversos con los ruidos domésticos.

La ambientación es magnífica. Intuimos que la acción se sitúa en la década de los 60  o los 70 del siglo XX en una pequeña ciudad o pueblo de la España interior gracias a los trazos impresionistas magníficamente trazados por el genial escritor vallisoletano. De este modo, las referencias a las costumbres de la época son continuas:

  • La religión tenía mucha más importancia que en la actualidad: el luto por un familiar fallecido, el Belén, la bendición de la mesa, etc., que aparecen en la lectura eran costumbres ordinarias en las familias “normales” de la época.
  • El menú de Navidad: conformado por besugo, pavo relleno y lombarda era el propio de cualquier familia que no pasase demasiadas estrecheces.
  • El Seat 600: un superventas de la época…

Acertaríamos si comparásemos este cuento con una “naturaleza muerta” o bodegón: el fondo oscuro, casi negro, los trazos gruesos, los elementos culinarios… ayudan a dar esa imagen de tristeza y nostalgia que lo impregna todo, desde la primera hasta la última línea, cuando Cati se echa a llorar.


Y resulta que la primera palabra que leemos en este texto es “Ella”, una referencia directa a la que falta, a la madre muerta y a la que todos echan de menos más de lo que se imaginan. Cati, el ama de casa, la encargada de que la celebración mantenga el sabor de anteriores ocasiones, es señalada por todos como la culpable de que esta Navidad carezca de ambiente, que no sea feliz, ya sea por haber olvidado de encender la chimenea, por su modo de preparar los alimentos, por la mala colocación del niño Jesús en el Nacimiento o por su particular modo de bendecir la mesa… Pero nadie se da cuenta de que la causa de todo radica en el interior de cada uno de ellos, en la aflicción que les causa el haber perdido a un ser querido. Y es que todos sabemos que es en estas fiestas cuando más afloran los sentimientos de pesar por las personas queridas que ya no nos acompañan.

jueves, 29 de noviembre de 2012

José Manuel Caballero Bonald gana el Cervantes

La prensa de hoy anuncia que el escritor nacido en 1926 en Jerez de la Frontera, José Manuel Caballero Bonald, ha sido galardonado con el prestigioso premio literario Cervantes, tomando el testigo del chileno Nicanor Parra.

viernes, 23 de noviembre de 2012

NAVIDAD SIN AMBIENTE de Miguel Delibes

Ahora que se aproximan las fechas navideñas, que muchas de nuestras calles están adornadas ya con luces de colores, es un buen momento para leer este relato de Miguel Delibes que lleva por título Navidad sin ambiente. No esperéis encontrar en sus palabras tópicos ni ñoñerías...


LAS SIRENAS de Azorín (II)



Copio la definición de la palabra “sirena” que ofrece el diccionario de la Real Academia:

1. f. Ninfa marina con busto de mujer y cuerpo de ave, que extraviaba a los navegantes atrayéndolos con la dulzura de su canto. Algunos artistas la representan impropiamente con torso de mujer y parte inferior de pez.

2. f. Pito que se oye a mucha distancia y que se emplea en los buques, automóviles, fábricas, etc., para avisar.

“Sirena”, por tanto es una palabra polisémica. Con las dos acepciones de este poético término juega Azorín para narrarnos la trágica historia de un tal Pablo Riera.

La historia comienza festiva, alegre, con la celebración del bautizo de un Pablo Riera recién nacido. El atareado padre, la fuerte madre, el recurrido bebé y, por supuesto, el ineludible padrino son los protagonistas del acontecimiento. Transcendencia sobresaliente la del padrino, un poeta famoso, Eladio Parra, amigo de la infancia del orgulloso papá, que otorga distinción a la fiesta.

Para que el acontecimiento no cayese nunca en el olvido, era preciso que el trovador escribiese el horóscopo del niño. Todos esperaban una “bobería espiritual”, unos versos delicados, pero Parra escribió solamente esta advertencia: “¡Cuidado con las sirenas!”, sin más explicaciones.
 
¿A qué se referiría el escritor con esas palabras? Seguramente, que el chiquillo haría bien en guardarse de las malas mujeres, capaces de perderle, o tal vez saliese un Don Juan, pensaron los asistentes.


Pasaron los años y Pablo se convirtió en un hombre adulto, felizmente casado y muy modesto, un hombre normal que tenía una pequeña tienda de la que vivía. Nunca tuvo problemas con mujeres, ni tan siquiera era un hombre mujeriego.

Un día, su mujer se encontró con un cofre que contenía, entre otras viejas chucherías, el famoso horóscopo. Ambos, esposa y esposo, coincidían al afirmar que el poeta se había equivocado. 

Sin embargo, a partir de este momento del relato, la historia se tuerce. La mujer cae enferma, gravemente, y muere en una noche fría y lluviosa. Su estertor coincide con el sonido de una sirena de un barco a vapor.

Eladio Parra, el bardo, no se había confundido, las sirenas desempeñarían un rol vital en la existencia de Pablo. El poeta aparece, pues, como un ser místico, superior, capaz de predecir el futuro.

Tras el deceso de su adorada mujer, Pablo se convierte en un ser deprimido, apático, dejado, desinteresado. Dos veces más, a lo largo del relato, suena la sirena del vapor. Ambas veces en días grises, húmedos y fríos. Primero, cuando la tienda era devorada por las llamas. Después, cuando Pablo, incapaz de superar las pruebas del destino, decide acabar con su vida, de un disparo.

Las sirenas, seres mitológicos, “hipnotizaban” a los navegantes con su delicioso canto. Pues bien, en la fatídica historia que nos narra Azorín, la sirena del vapor ejerce el mismo trágico efecto, perdiendo a aquél que la escucha.

viernes, 16 de noviembre de 2012

LAS SIRENAS de Azorín

Si escribo José Augusto Trinidad Martínez Ruiz puede que muchos de vosotros ignoréis a quién me estoy refirirndo... Pues tal era el nombre real de Azorín, escritor e intelectual español, miembro de la generación del 98, término que él mismo acuñó.

El relato que leeremos la próxima semana se titula Las sirenas y su autor es José Augusto Trinidad Martínez Ruiz, digo, Azorín, como él mismo se presenta en el siguiente vídeo:

EL LOBO de Hermann Hesse (II)



Hemos leído el relato de una desigual lucha, la que protagonizan lobos y humanos. La ambientación desempeña un papel fundamental para “meternos” en la historia: en el primer párrafo, el escritor toma la paleta para pintarnos un paisaje con tonos azules, blancos y amarillos, un entorno de paz y armonía natural, en el que viven los lobos. Al final del relato, para dibujar la sangrienta y cruel batalla, predomina el rojo.

El cuento está ambientado en un invierno especialmente largo y frío, en las montañas francesas. Las condiciones climáticas son insoportables y los animales salvajes van cayendo muertos por el frío y la falta de alimento. Ante este trágico panorama, los lobos se ven obligados a buscar sustento en las poblaciones, entrando en conflicto con los hombres, que los abaten a la menor oportunidad.

Algunos lobos huyen entonces, obligados por la necesidad, a otras tierras más benévolas. El narrador centra su relato en un grupo de tres cánidos que ponen rumbo al Jura suizo, donde logran saciar su hambre. Pero su felicidad dura poco, el hombre los persigue. La comarca está aterrorizada por los crímenes de las bestias del bosque y organizan batidas para acabar con la amenaza de los lobos.


De este modo, dos de nuestros amigos sucumben y el tercero escapa malherido por un hachazo en el lomo.  Tras el descanso y la recuperación, emprende un nuevo viaje, pero no tarda demasiado en encontrarse de nuevo con la “civilización”. Un disparo alcanza su vientre. 

Nuevamente herido, regresa a las montañas recreándose, en su sufrimiento, en el hermoso paisaje de nieve, montañas y luna llena. Los humanos, despiadados, lo persiguen y se abalanzan sobre él para rematarlo, salvaguardando sus animales domésticos, ajenos al espectáculo de la naturaleza.

Hesse toma partido por los lobos, bestias salvajes pero nobles, en detrimento de unos humanos movidos por intereses más terrenales (“se puso precio a los lobos y esto redobló el valor de los campesinos”).

lunes, 12 de noviembre de 2012

Philip Roth se jubila

Philip Roth se jubila. El famoso autor estadounidense lo ha confirmado en una entrevista en la revista francesa Les Inrockuptibles, de la que se hace eco La Voz de Galicia.Y es que, a los 79 años de edad, el autor de Goodbye, Columbus! o El mal de Portnoy siente que ya ha dado todo lo que tenía que dar al mundo de la literatura. Desde aquí, sólo nos queda darle las gracias por los servicios prestados y desearle un feliz retiro.


viernes, 9 de noviembre de 2012

EL LOBO de Hermann Hesse

Esta semana leeremos el relato El lobo del escritor alemán Hermann Hesse (1877-1962), todo un clásico de la literatura universal merced a obras tan geniales como Demian (1919), Siddhartha (1922) o El lobo estepario (1927), entre otras, que le llevaron a conseguir el prestigioso Premio Nobel de Literatura en 1946.


FELICIDAD CLANDESTINA de Clarice Lispector (II)

Las pequeñas cosas saben mejor cuando las hacemos en secreto, cuando están prohibidas o cuando las postergamos un tiempo para saborearlas un poco más.

Esa es la conclusión a la que llegamos después de leer esta original historia de amor entre una niña, amante de las historietas, y un libro, el clásico de la literatura infantil en lengua portuguesa, Las travesuras de Naricita, de Monteiro Lobato.


La historia comienza con la descripción de la hija del librero, enemiga acérrima de nuestra protagonista. Entre estas dos niñas existe una fuerte relación de odio y desprecio, pues cada una de ellas posee algo que la otra desea: la primera dispone de un arsenal de libros que la narradora se muere por leer mientras que la segunda es alta, delgada y tiene un grupo de amigas, todas ellas muy monas.

De ahí que la hija del librero, al conseguir el ansiado volumen con las travesuras de Naricita, urda un plan malvado. Su crueldad, vista desde la subjetividad de la persona afectada, queda en evidencia si observamos el lenguaje usado por la autora para referirse a ella. Palabras de campo semántico de la maldad como "crueldad", "venganza", "odiar", "sadismo", "ferocidad", "humillaciones", "tortura china", "diabólico", que abundan en los primeros párrafos así lo atestiguan.

El plan consistía en que la hija del librero le prometió a la protagonista dejarle el famoso libro pero, un día tras otro, cuando la autora se presentaba en su casa a recogerlo se lo denegaba con excusas, diciéndole, por ejemplo, que se lo había prestado a otra niña.

Pero esta estrategia maligna se ve frustrada por mediación de la madre de la cruel niña. Extrañada por la muda y continua presencia de la extraña criatura, interviene al descubrir el motivo de sus visitas. Su hija no había prestado el libro ni tenía intención de leerlo, así que la otra chiquilla podía llevárselo. Y, lo que es más importante, podía quedarse con él "el tiempo que quieras".

Una vez que tiene el libro en su poder, la niña pospone el placer de leerlo. Actúa como si no lo tuviese, finge que lo ha perdido y que vuelve a encontrarlo... porque el placer de la lectura de ese libro, como sucede en el amor, sería mucho mayor después de haber sufrido un poco más por él.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Cumpleaños de Bram Stoker

Hoy se cumplen 165 años del nacimiento del creador de Drácula, el escritor irlandés Bram Stoker. La Voz de Galicia ha publicado un interesantísimo artículo con motivo de esta efeméride y hasta el poderosísimo Google le ha dedicado un "doodle":




Creo que hoy es un buen día para rendir homenaje a Stoker y ¿qué mejor manera que leer alguna de sus obras? Os dejo el enlace a dos de sus relatos más conocidos. Porque Stoker es mucho más que Drácula:

- El entierro de las ratas.
- La casa del juez.

viernes, 26 de octubre de 2012

FELICIDAD CLANDESTINA de Clarice Lispector

En la próxima sesión leeremos un nuevo relato de la escritora Clarice Lispector. En esta ocasión se trata de una historia con protagonista infantil, que lleva por título Felicidad clandestina.

MEJOR QUE ARDER de Clarice Lispector (II)

Este breve relato de Clarise Lispector, escrito en un estilo sencillo, sin alardes, sin utilizar apenas oraciones subordinadas, narra la historia de una mujer que se hace monja para satisfacer los deseos de su familia (no era extraño, hace unas décadas, que las familias humildes aspirasen a introducir a alguno de sus hijos/as al servicio de Dios, para que no pasasen calamidades y, por qué no, para tener línea directa con el "Altísimo").

Su estancia en el convento no es precisamente un jardín de rosas. La naturaleza de Clara es diferente a la de las otras hermanas. Su cuerpo no está hecho para la monotonía y el retiro espiritual , y algo desde su interior le reclama que satisfaga ciertos instintos que no pueden encontrar satisfacción dentro del cenobio.

Vivir entre mujeres, sólo mujeres, se convierte para Clara en un verdadero via crucis. La única recomendación o consejo que le dan es la mortificación del cuerpo, para salvar así su alma. Pero dormir en el frío suelo, fustigarse con el cilicio no sirven de nada. Encontrarse con el cura, en la iglesia, o simplemente contemplar la imagen de Jesucristo, en paños menores, son para ella una tentación difícil de vencer.



La atracción física que siente hacia el padre es correspondida. El mismo sacerdote debía mortificarse ante la presencia de esta monja que depila sus piernas...

Y es que la hermana Clara, encerrada en el convento, nota ciertos cambios en su fisionomía. Engorda sin apenas engullir alimento, cada vez es más peluda y su voz más grave. Parece que en su persona se está viviendo un proceso de masculinización.

La situación llega a un extremo que la monja decide abandonar el noviciado. El cura no se opone. Es preferible estar casada con Dios que con un hombre, "pero es mejor casarse que arder". El padre pronuncia estas palabras porque si Clara permanece en su encierro acabará cayendo en la tentación, acabará pecando (¿con el propio cura?, ¿con alguna otra hermana?), acabará condenada, ardiendo eternamente en el fuego del infierno.

Así que Clara tiene que darse prisa. A pesar de la oposición de la madre superiora y de su propia familia (una boca más que mantener...), Clara cambia el convento por un internado de señoritas. En la calle, la protagonista lleva una existencia semejante a la que llevaba en el interior del convento. Sigue siendo una chica respetable, aunque reza -hipócrita- para que un hombre se cruce en su camino.

Y así fue, al fin. Clara inició una relación "de las de antes" con un portugués, Antonio, dueño de un bar. Primero él no le deja pagar a ella su consumición en su establecimiento. Luego la invita al cine y es rechazado (¿acaso es Clara una cualquiera para ceder al primer envite?). Más tarde van al cine juntos bajo la condición de que Antonio no la toque. Vienen después los largos paseos...

Hasta que un día Antonio le propone matrimonio. No hay romanticismo. El portugués alude a su estabilidad económica para hacer la petición. El bar da suficiente dinero como para que ambos se casen, consecuencia inevitable de su relación.

Tras el casamiento y la luna de miel en Lisboa, Clara regresa embarazada y satisfecha, por fin se siente realizada, se siente mujer.

viernes, 19 de octubre de 2012

MEJOR QUE ARDER de Clarice Lispector

Coincidiendo con el día del cáncer de mama, que es hoy, he decidido que dedicaremos la próxima sesión de nuestro Taller de Lectura a la escritora brasileña , aunque nacida en Ucrania en 1920, Clarice Lispector, que falleció  a causa de un cáncer, no de pecho sino de ovario, en 1977.

El relato que vamos a leer se titula Mejor que arder. Espero que os guste.



VAMPIRO de Emilia Pardo Bazán (II)

El relato de Emilia Pardo Bazán que hemos leído esta semana, aunque se titula Vampiro, nada tiene que ver con Drácula ni con otros seres de la noche. Es ésta una historia didáctica, que pretende advertir a las jóvenes de los peligros y las desdichas de los matrimonios de conveniencia.

El cuento narra la historia del casamiento de Inesiña, una doncella de apenas quince años con Don Fortunato, un ricachón que va camino de los ochenta.

La acción tiene lugar en Vilamorta, un atrasado ("se cuenta por reales aún") pueblo de Galicia. Llaman la atención los continuos juegos de palabras que realiza la escritora coruñesa: Fortunato es rico, tiene una gran fortuna; Vilamorta, el nombre del pueblo significa, en castellano, "villa muerta"; Inesiña es devota de Nuestra Señora del Plomo, y el plomo se hunde, como la existencia de la protagonista después del matrimonio; el doctor que la atenderá en su enfermedad se llama Tropiezo, ¿y que ha sido la boda para Inesiña más que un grave tropiezo?

Inesiña, convencida o instigada por su tío, el cura, sólo pone una condición para la boda, y es que ésta tenga lugar en el templo de Nuestra Señora del Plomo. El novio, que está en las últimas, llega a la iglesia a la silla de la reina. Ridícula imagen...

El casamiento no es bien visto por todos. La gente del pueblo les dedica una cacerolada en la noche de bodas y los familiares de Fortunato ven como sus posibilidades de herencia se van al traste al ser nombrada Inesiña heredera universal.


La boda no se realizó por amor, eso está claro. Inesiña, en un principio, estaba asustada ante el hecho de que pudieran tener lugar relaciones íntimas e incluso por la posibilidad de engendrar descendencia, aunque una vez en el hogar, unas muñecas en el tocador la tranquilizaban, pues transparentaban las intenciones del anciano, que la veía como una chiquilla. De este modo, se esfumaron sus temores y encaró, incluso con alegría, el cometido de cuidar al buen señor, al que tomaría como el padre que, pobre huérfana, nunca había conocido.

Lo que no sabía Inesiña es que Fortunato tenía otros planes. Compinchado con un curandero extranjero, se había propuesto robar la energía, la vida, a la muchacha. Del contacto con la doncella, él ganaría en salud y en vitalidad, mientras ella caería irremediablemente enferma. Como un vampiro, le estaba "chupando" la sangre. ¿Por qué si no había estado el viejo comprando nuevas tierras?

De este modo, la gente del pueblo vio como Fortunato, al que nadie le daba más de un mes de vida, empezaba a salir a la calle y retomba viejas costumbres (ir al casino, partidas de billar), mientras que Inesiña sufría una extraña y larga enfermedad que terminaba por cobrarse su vida.

Con la ayuda del "brujo" inglés, Fortunato había encontrado la ansiada fórmula de la vida eterna en la convivencia con una virgen. Todos los indicios apuntan a que estamos ante un caso de brujería.

Al final del texto, el pueblo habla a través de la pluma de la Bazán para amenazar al malvado y egoísta Fortunato: "De esta vez, o se marcha del pueblo, o la cencerrada termina en quemarle la casa y sacarle arrastrando para matarle de una paliza tremenda". Como antiguamente se hacía con las brujas, sería juzgado y ejecutado delante de todo el pueblo.

jueves, 11 de octubre de 2012

MO YAN, Premio Nobel de Literatura

Ha saltado la sorpresa una vez más en el Premio Nobel de Literatura. Y no porque el ganador no apareciera entre los favoritos en las apuestas, sino porque el menos conocido escritor chino Mo Yan se ha impuesto a escritores más comerciales como los perpetuos candidatos Philip Roth, Haruki Murakami, Jayce Carol Oates, Cormac McCarthy o el propio Bob Dylan, que se quedan un año más sin recibir el preciado galardón de la Academia Sueca.


Mo Yan (Gaomi, Shandong, 17 de febrero de 1955) es un novelista que ha reconocido la influencia de autores occidentales como Tolstói, Faulkner o Gabriel García Márquez en su obra, y que recoge, en sus novelas, la historia más reciente del pueblo chino, sus tradiciones rurales, etc.

Sus obras más famosas son Las baladas del ajo, Sorgo rojo, adaptada para el cine por Zhang Yimou en 1988 (con esta adaptación ganó el Oso de Oro en Berlín) y el libro prohibido en su país Grandes pechos amplias caderas.

viernes, 5 de octubre de 2012

VAMPIRO de Emilia Pardo Bazán

Sin más dilación, os dejo el enlace a la lectura de la próxima semana. Un nuevo relato de Emilia Pardo Bazán titulado Vampiro.


EL FONDO DEL ALMA de Emilia Pardo Bazán (II)

¿Existe el amor eterno?

Hemos leído, esta semana, una dura crítica al romanticismo exacerbado en el relato El fondo del alma, de Emilia Pardo Bazán.

Este cuento narra la historia del amor entre dos jóvenes, Cesáreo y Candelita, movido por los resortes típicos de la novela romántica: enfermedad por desamor, tendencias suicida, cartas y poemas entre enamorados, carantoñas...

La acción se sitúa, concretamente, en un día de otoño. Los jóvenes, en compañía de otras parejas amigas, emprenden una jira campestre. Allí celebran un banquete regado por vinos y licores que calientan los espíritus.

Pero, en otoño, anochece temprano y en un ambiente tan distendido nadie quiere retirarse a su casa. De este modo, a pesar de la oscuridad, la niebla y el frío, los campistas deciden seguir con su aventura con un paseo en barco, a pesar de que el patrón, borracho, no da señales de vida y de que los remeros tampoco están en perfectas condiciones.


Dos citas textuales presagian una desgracia. Son dos las premoniciones de un trágico desenlace. Una en boca de Don Vidal, capitán retirado que se había erigido en el director de la expedición (Mal pleito para embarcarse. Vararemos), la otra en boca de la enamorada (¡Soy tan feliz! ¡Ojalá no lleguemos nunca!).

En efecto, la barca sufre un accidente y los tripulantes, que apenas saben nadar, se van a pique. Todos excepto Cesáreo. El protagonista intenta rescatar a su amada pero los nervios y el miedo que se han apoderado de ella hacen imposible el rescate.

Por la cabeza de Cesáreo pasa la idea de morir juntos, el culmen de una relación romántica. Sin embargo, el instinto puede más e, inconscientemente, se libra del peso condenatorio de Candelita de una patada o un empujón, salvando el propio pellejo. Ella muere, irremisiblemente.

El texto finaliza con una metáfora que resume el mensaje de este cuento: La sobrina del arcipreste no podía responder: iba río abajo, hacia el gran mar del olvido.

Cesáreo se enamorará, se casará, tendrá hijos, y su amor por Candelita no será más que un vago recuerdo.

viernes, 28 de septiembre de 2012

EL FONDO DEL ALMA de Emilia Pardo Bazán

La autora del relato de la próxima semana no necesita presentación, pues se trata de una de las figuras más destacadas de la literatura de nuestra tierra en lengua castellana. Vamos a leer El fondo del alma, uno de los muchos cuentos paridos por la mente y la pluma de la coruñesa Emilia Pardo Bazán (1851-1921). Espero que os guste.


LA ALUCINACIÓN DE STALEY FLEMING de Ambrose Bierce (II)

Acabamos de leer la inquietante historia de Staley Fleming, un hombre que murió asesinado por el espíritu del perro de su enemigo Atwell Barton.

El relato comienza con un diálogo entre Staley Fleming y su amigo el médico. El primero sufre alucinaciones. Y es que, cuando se despierta, se le aparece un enorme perro Terranova que lo observa de una manera siniestra, amenazante. Fleming teme que esta situación lo conduzca a la locura.

Cuando el doctor apunta que la descripción del perro concuerda con la de la mascota de Barton, Fleming se pone nervioso. Y es que el hombre había sido asesinado en extrañas circunstancias, tres años atrás, y el crimen no había sido resuelto. Fleming, que había realizado un larguísimo viaje a Europa inmediatamente después del desgraciado suceso, no estaba libre de sospechas.



De este modo, el doctor acepta pasar la noche en casa de un desasogedo Fleming. Un golpe en la casa interrumpe sus lecturas. Acude a la habitación donde duerme su paciente y se encuentra con que la puerta, contradiciendo sus mandatos, está cerrada. Una vez que ha conseguido entrar, descubre el cadáver de su anfitrión.

La puerta cerrada y la herida en el cuello le hacen pensar al doctor que Fleming se ha suicidado. Sin embargo, el examen forense revela incuestionables indicios de la mordedura de un animal.

¿Había sido el fantasma del perro de Barton el que, clamando venganza por la muerte de su amo, asesinó a Staley Fleming? ¿Había sido Staley Fleming el verdugo de Barton? ¿Pueden los espíritus equivocarse?

viernes, 21 de septiembre de 2012

LA ALUCINACIÓN DE STALEY FLEMING de Ambrose Bierce

Os presento a continuación el relato que nos ocupará la próxima sesión de este Taller de Lectura. Su título es La alucinación de Staley Fleming, y fue escrito por el escritor y periodista estadounidense Ambrose Bierce (nacido en 1842, muerto no se sabe cuándo, pues desapareció en México en 1913 tras enrolarse en el ejército de Pancho Villa, tema o eje sobre el que gira la novela Gringo viejo, de Carlos Fuentes, tristemente fallecido en mayo de este mismo año, como recogimos en estas páginas)...

DONDE MÁS AZUL ESTÁ EL CIELO de Italo Calvino (II)

Este nuevo relato de Marcovaldo sigue la estructura de otros cuentos con el mismo protagonista. Aburrido o espantado de la vida urbana, el obrero Marcovaldo cree encontrar la solución a sus problemas en la naturaleza (una naturaleza que no comprende y no le comprende), pero sus planes se vienen al traste en un desenlace en el que el progreso vuelve a cruzarse en su camino.

El cuento se inicia con una crítica a los medios de comunicación, que atemorizan a la opinión pública con exageraciones parcialmente basadas en la realidad sobre temas básicos para las personas como la salud o la alimentación. En este caso, los periódicos se hacen eco de la artificialidad de los alimentos que consumimos, poniendo en peligro nuestra integridad física.

Marcovaldo, después de escuchar conversaciones acerca de este tema en la cafetería y en el trabajo, estaba aterrorizado y la simple vista de la cesta de la compra le produce un miedo irracional.


De este modo, Marcovaldo acude a la madre naturaleza para evitar a los malvados intermediarios y encontrar alimentos puros. Su solución pasa por obtener los alimentos directamente del medio natural, concretamente, pescándolos.


Así, un día, sale de la ciudad en busca de un lugar idóneo para la captura del pescado que llevar a la mesa familiar. ¡Y vaya si lo encuentra! Marcovaldo se topa con un auténtico paraíso, un tranquilo tramo del río en el que abundan las tencas, en un entorno idílico.

Ahora sólo le falta hacerse con los aparejos de pesca. Para conseguir el instrumental necesario, promete a compañeros de trabajo y vecinos revelarles un lugar donde la pesca no es más que un juego de niños.

Una vez en el río, los peces pican con facilidad y en pocos minutos Marcovaldo tiene el capazo lleno. ¡Demasiado bonito para ser cierto! Un guarda se cruza en su camino y le advierte que el río está contaminado debido a los vertidos procedentes de una fábrica de pinturas...

Marcovaldo, incapaz de reconocer su impericia en sus "relaciones naturales" (reconocer que no distingue un pez sano de uno envenenado), niega haber cogido los peces en aquel lugar y pone una serie de excusas: que los había pescado más arriba, que los peces eran comprados pero que le gustaba presumir de buen pescador ante sus amigos... pero toda excusa conlleva una penalización, un pago, una multa.

De este modo, Marcovaldo tiene que vaciar su capazo en el río y devolver las tencas contaminadas a su acuático hogar, con la humillación de haber sido engañado una vez más por la madre naturaleza.