jueves, 26 de septiembre de 2013

SHARAYA de Álvaro Mutis

La próxima leeremos un texto del recientemente fallecido Álvaro Mutis, un cuento llamado Sharaya. Sé que muchos de vosotros no conocéis al autor, así que al menos sacaremos algo bueno de una noticia nefasta...


MORELLA de Edgar Allan Poe (II)

Publicado por primera vez en 1.835, este cuento de Poe está narrado en primera persona por un protagonista anónimo que nos cuenta la historia de su matrimonio con Morella. Fue esta una unión un tanto extraña, pues él no la amaba (si bien la admiraba y la quería como amiga), aunque durante un tiempo fueron felices.

Morella era una mujer cultivada. Era aficionada a la literatura y filosofía mística y compartía sus estudios con su pareja, sobre la que ejercía una importante influencia intelectual. Las inquietantes teorías de Fichte, Schelling y Locke se habían convertido en el único tema de conversación en sus interminables veladas. Y no parece que la temática de su pasatiempo fuera la más adecuada para unos enamorados…

De este modo, la relación se fue enfriando más y más. Nuestro protagonista se distanciaba cada vez más de Morella y ella caía enferma por desamor, por el “abandono” al que era sometida por su marido.

Y llegó el día de la muerte de la mujer. Morella murió en el mismo lecho en el que dio a luz a una niña, niña que no empezó a respirar hasta que su madre expiró (pues el alma de Morella migró, tras su defunción, al cuerpo de su hija). Antes del alumbramiento, Morella advirtió a su marido (“…las horas de tu dicha han terminado…”) de que para él comenzaba, con su partida, sus días de sufrimiento, pues sería castigado por no haber amado a su esposa y por haber deseado su muerte.


Y las palabras (“… pero aquella a quien en vida aborreciste, será por ti adorada en la muerte”) de Morella se cumplieron pues, efectivamente, el marido amó a Morella reencarnada en su hija, una niña que crecía sana y cada vez más parecida a su madre: idénticas en aspecto, voz, mirada, ideas e incluso palabras. La desconfianza y la preocupación se habían instalado en la existencia del padre, que sospechaba de la increíble similitud entre madre e hija.

Y pasaron los años, viviendo ambos, padre e hija, recluidos de la vida social en sus propiedades, pero cuando la pequeña cumplió los diez años de edad, el padre decidió que era el momento de bautizarla. En una década no le había dado más nombre a la criatura que “hija mía” o “querida” y ante la pila bautismal le dio, inexplicablemente, sin motivo aparente, el nombre de Morella, a lo que ella respondió con un misterioso “aquí estoy”. A partir de este momento la vida de nuestro amigo fue un auténtico suplicio, los presagios de la primera Morella se cumplieron entonces.

Termina el relato con la muerte de la segunda Morella, la hija. Desconocemos la causa. Lo que sí sabemos es que cuando su progenitor fue a depositarla en su sepulcro, la misma tumba que debía ocupar su madre, no había rastro de los restos de ésta.

martes, 24 de septiembre de 2013

Ha muerto Álvaro Mutis

Los periódicos de nuestro país (y los de todo el mundo) nos daban ayer la triste noticia de la muerte del escritor colombiano Álvaro Mutis (nacido en Bogotá en 1.923), a los noventa años de edad.

Este autor hispanoamericano estaba considerado como uno de los más importantes escritores en lengua castellana del último siglo, habiendo cosechado multitud de galardones (fue premiado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras o con el Premio Cervantes, entre muchos otros).

Aunque comenzó cultivando la poesía, a Mutis lo recordaremos, sobre todo, por la saga novelesca de Maqroll el gaviero, iniciada en 1.986 con La nieve del almirante.


viernes, 20 de septiembre de 2013

MORELLA de Edgar Allan Poe

Ya podéis leer el relato que nos ocupará en nuestra hora reservada para lectura la próxima semana. No es otro que Morella, otro delicioso cuento de Edgar Allan Poe.


jueves, 19 de septiembre de 2013

LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA de Edgar Allan Poe (II)


“Y las tinieblas, y la corrupción, y la Muerte Roja lo dominaron todo”. Con estas palabras termina La máscara de la muerte roja, una de los muchos relatos de terror que nos legó el conocido escritor norteamericano Edgar Allan Poe y que fue publicado por primera vez en 1.842.

Antes de empezar con la sinopsis del cuento, quiero que os fijéis en una serie de elementos, “lugares comunes” en los relatos de terror gótico, de los que ya hemos leído unos cuantos, y que en esta historia no podían faltar: la oscuridad, la medianoche, la sangre, la abadía (también podría haber sido un castillo), los sonidos nocturnos (aquí es el tañido del reloj, en otros el ruido de los goznes), los espíritus o apariciones sobrenaturales (el demonio, fantasmas o “la muerte roja”), etc.


 La acción se sitúa en un reino inventado en el que la peste está causando estragos. La tragedia y la desolación de la muerte son descritas por Poe en términos muy gráficos. Un vocabulario repleto de términos aterradores y el color escarlata de la sangre bañan esta narración de principio a fin.

En este país asolado por tan terrible enfermedad, el extravagante príncipe Próspero olvidó a sus conciudadanos y súbditos y decidió salvarse de la plaga refugiándose en una abadía fortificada, llevándose consigo a caballeros, damas, bufones y todos los lujos imaginables.

Pasados unos meses de apacible encierro, el soberano decidió realizar la mejor fiesta de máscaras que se recuerda. La alegría, el placer y el abandono reinaban por doquier y sólo se veían interrumpidos por el tañido de un reloj de ébano situado en una habitación en la que nadie se atrevía a entrar. Esta estancia era completamente oscura. Su negrura sólo se veía mudada por el resplandor de la iluminación que penetraba indirectamente a través de unos vitrales de color rojo que daban a dicho aposento una apariencia fantasmagórica.

Gritos, risas, baile y pasión se dieron cita en una multitudinaria orgía. La mascarada estaba siendo inolvidable. Sólo el repique del reloj, cada hora, recordaba a los presentes que fuera de la abadía otros estaban sufriendo.

Cuando llegó la medianoche, en la hora de los muertos, un personaje misterioso apareció perturbando la dicha de los allí reunidos. El príncipe quiso reducirlo, exterminarlo por su osadía, pero se le escurrió entre las manos, pues no era humano, ni tangible. El desconocido no era otro que “la Muerte Roja”, el espíritu de la peste que había llegado a la fortaleza para acabar con la celebración, para llevarse consigo a los vividores que habían intentado librarse de un destino inexorable.

viernes, 13 de septiembre de 2013

LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA (de Edgar Allan Poe)


Ya de vuelta después de unas reparadoras vacaciones veraniegas, iniciaremos el camino de este Taller de Lectura con el clásico relato de Edgar Allan Poe La Máscara de la muerte roja, historia que fue llevada al cine por Roger Corman en 1964, con Vincent Price en el papel protagonista.

Trailer original de “La máscara de la muerte roja”:


Concurso de microrrelatos. Partir de un comienzo… Ya tenemos ganador


Vuestras votaciones han decidido que el mejor relato y, por lo tanto, ganador del Concurso de Microrrelatos “Partir de un comienzo…” ha sido Ángel Vega, escrito por vuestra compañera Charo, que se llevará un detalle por su victoria. En segundo lugar, habéis elegido El valor de la amistad, de Silvia. Completa el “podio” el microcuento que lleva por título Conseguireino?, de Lily.
¡Muchas gracias a todos por participar!