martes, 21 de junio de 2016

EN LA ADMINISTRACIÓN DE CORREOS, de Antón Chejov

Esta semana Antón Chejov ha regresado a nuestro Taller de Lectura. Hemos leído En la administración de correos, un cuento muy breve que narra una simpática anécdota.

Alona, joven esposa del viejo administrador de Correos Hattopiertzof, ha muerto y, después de sus exequias, se celebra el tradicional banquete funerario. Se sirven los buñuelos y el viudo no puede evitar las lágrimas, ya que la forma redondeada y la tierna textura del alimento le hacen recordar a su amada esposa (“Estos buñuelos son tan hermosos y rollizos como ella”).


El anciano comenta a los presentes que si amaba a su mujer era, sobre todo, por su fidelidad. La hermosura y la bondad son cualidades muy frecuentes en el género femenino, según Hattopiertzof, pero que una chica de veinte años guarde lealtad a un esposo de sesenta sí que tiene verdadero mérito.

¿Está loco el administrador de Correos? Todo el mundo sabe que Alona se entendía con el jefe de Policía.



Hattopiertzof demostró su astucia y sabiduría a los allí presentes. Haciendo valer el refrán “más sabe el zorro por viejo que por zorro”, el anciano administrador de Correos les desveló su secreto: él mismo había hecho circular el rumor de que su mujer era amante del jefe de Policía para que, de este modo, los demás hombres, por miedo a las represalias del brazo ejecutor de la ley,  la respetasen y no osasen acercarse a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario