POQUITA COSA de Antón Chejov (II)


En este cuento, como hace el narrador con la institutriz de sus hijos, Chejov quiere darnos un consejo: les pide a los humildes que dejen de lado su timidez, que alcen la voz y no se sometan a los abusos de los poderosos.


El relato, narrado en primera persona, es una conversación en la que un hombre de buena posición y una preceptora ajustan cuentas. El caballero debe pagar a la niñera por los servicios prestados pero parece que quiere recortar al máximo su salario.

La institutriz tiene sus obligaciones: dar clase a los muchachos, vigilarlos, acompañarlos, educarlos… pero da la impresión de que no tiene ningún derecho. Su timidez, unida a su posición débil, de inferioridad con respecto al señor, le impide alzar la voz, aunque por dentro los abusos de su jefe le causen indignación y pena.

De este modo, Yulia Vasilievna, que así se llama nuestra heroína, ve como su palabra no cuenta para nada y que el padre de los niños a los que está educando utiliza su posición de poder para someterla a un auténtico asalto: le rebaja el precio convenido, le sustrae días que realmente ha trabajado, la responsabiliza de daños materiales que debe pagar de su bolsillo y que ella no pudo haber evitado de ninguna manera, etc.

Después de tal abuso, Yulia aún da las gracias. La joven nos da a entender que anteriormente había tenido experiencias peores, que había trabajado sin cobrar. Como nos dice el gran genio ruso, ser fuerte es muy fácil, al menos mientras haya en el mundo personas débiles que se dejen apabullar.

Pero esta vez la protagonista topó con un hombre justo, un señor que sólo pretende darle una lección: “¿Es que se puede vivir en este mundo sin mostrar los dientes?”. Espabílate, no dejes que te sometan, no consientas los abusos de los poderosos.

Comentarios

  1. Llego a este blog por la busqueda del titulo de un texto de Chejov que ha caido en mis manos. Mi sorpresa es grata al descubrir muchas de las lecturas que ya he realizado y otras que seguiré atentamente. Felicidades por este gran trabajo y apareceré por aqui de vez en cuando. Un saludo de Laura.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Laura. Me alegra mucho que este modesto blog te haya gustado y/o te sea de utilidad. :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario