viernes, 29 de junio de 2012

DRAGÓN de Ray Bradbury (II)

Dragón, el relato que hemos leído esta semana, es una historia de Ray Bradbury publicada originalmente en el año 1.955.

La acción se enmarca en un páramo solitario, donde dos caballeros medievales hacen noche al calor de una hoguera. Allí afloran los temores y la superstición ante la peligrosa tarea que han de realizar. Su misión cosiste, ni más ni menos, que en derrotar a un dragón devorador de hombres, aunque en su conversación ya presagian el futuro fracaso de su tentativa.


A lo largo del relato aparecen varias referencias al tiempo, algo subjetivo, indefinido, casi irreal. Uno de los caballeros dice "ni siquiera sé en qué año estamos", posteriormente, leemos "En este
páramo no hay Tiempo, hay sólo Eternidad"
o "...el sitio no era sitio para el hombre y no había año ni horam sino sólo dos hombres en un vacío sin rostro...", vemos también una referencia a los viejos relojes de arena... En estas alusiones, el autor trata de anticiparnos un elemento clave para la comprensión de la historia.

En ese páramo misterioso, dos épocas se entremezclan y se cruzan, la medieval y una más actual, pues de una manera abrupta dos maquinistas toman el relevo de los caballeros en el diálogo, y el dragón deja de serlo para verse convertido en un tren que arrolla a los valientes. Su único ojo luminoso es la luz del tren, sus silbidos, ronquidos y rugidos son el tronar de la locomotora, el fuego y el humo que brota de sus fauces, el que expulsa la máquina de vapor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario