martes, 18 de octubre de 2011

LA TRASTIENDA DE LOS OJOS de Carmen Martín Gaite (II)

El relato de esta semana ha sido La trastienda de tus ojos (1.954), de la escritora salmantina Carmen Martín Gaite. Es este un texto en el que priman los caracteres, la psicología de los personajes, por encima de la acción.

El protagonista es Francisco, un miembro de la burguesía insignificante e inseguro que prepara oposiciones y vive bajo el yugo materno. Su madre es una mujer preocupada por la existencia de su hijo pero que se encuentra a años luz de lograr comprenderlo.

El texto gira en torno al tema de la incomprensión y la distancia que separa a un hombre de la sociedad en la que vive y de las personas que le rodean. Francisco ve la vida pasar y le molesta verse envuelto en reuniones y diálogos que no le interesan en absoluto pero por los que se siente atrapado. Hasta que este hombre descubre un método para defenderse de los demás y que le cambia la vida: dejar vagar su mirada por objetos indiferentes o inanimados (la alfombra, los tejados, el gato, la luna...) y articular frases sueltas válidas para cualquier conversación.


Este cambio operado en su comportamiento no pasa desapercibido para los demás: las amigas de su hermana entienden que Francisco es un muchacho atento y que sabe escuchar; su madre, en cambio, ve a Francisco deprimido y culpa de ello al amor... Pero nada más lejos de la realidad. Francisco no está enamorado, ni está triste, ni tiene mucha vida interior.

Un día, la madre habla con Francisco para ofrecerle su apoyo y confianza. Le da permiso para casarse, para casarse con Margarita. Pero, ¿quién es Margarita? Yo no lo sé, Francisco no está seguro. Quizá sea una amiga ocasional de sus hermanas, de clase inferior, incluso una criada. No lo sabe ni le importa. En un acto de rebeldía, Francisco decide casarse con Margarita, pues ella (o cualquier mujer, el matrimonio) significa un cambio, un escape, una vía de salida del hogar materno, de las intromisiones, de la falta de comprensión.

La "trastienda de los ojos" es una metáfora de la intimidad, de la vida privada de Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario