jueves, 20 de octubre de 2016

¡U-Á... U-Á!, de Ivan Turgeniev

Ivan Turgeniev, considerado el autor ruso del siglo XIX más europeizado, realiza un ejercicio de literatura romántica en ¡U-á... U-á!, el relato de esta semana en nuestro Taller de Lectura.


Un aristócrata ruso narra una aventura de su juventud en Suíza. Por aquel entonces, se sentía solo, no tenía motivaciones ni intereses claros en la vida. Se aburría y estaba enfadado con el mundo sin saber por qué. Sentía desprecio por la vida, por su vida, y manejaba la idea de acabar con su insignificante existencia. Estaba decidido a suicidarse.

De este modo, un atardecer, decide subir a una montaña con la determinación de perpetrar el acto del suicidio. Llega cerca de la cima y el paraje frío y casi desértico afectan en lo más profundo de su ser al melancólico e impresionable joven.

En la soledad de la cumbre, se sentía henchido de orgullo y valor para rematar con su vida. El acto que estaba decidido a cometer le infería valor y grandeza, lo acercaba a su ídolo, Manfredo, personaje del famoso poema de Lord Byron.
Pero, de improviso, en medio de la inmensidad, llegó a sus oídos el grito de un niño pequeño . Ese llanto infantil borró sus ansias de eternidad y sacrificio. Corrió hacia la vieja choza pastoril de la que parecía emanar el sonido. Allí, una mujer amamantaba a su hijo, un pastor, su marido, estaba sentado a su lado. El joven aristócrata se enterneció. Los pobres campesinos no eran conscientes de que le habían salvado la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario