ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS, de Philip K. Dick (II)

¿Os habéis parado a pensar, alguna vez, qué pasaría si no fuésemos capaces de interpretar el sentido figurado (la ironía, el sarcasmo, los dobles sentidos, etc.) de lo que leemos, si interpretáramos todo de forma literal? Pues algo así es lo que le sucede al protagonista de este relato de Philip K. Dick.

La narración tiene el inicio de un trillado relato de ciencia ficción: “Descubrí por puro accidente que La Tierra había sido invadida por una forma de vida procedente de otro planeta”. Sin embargo, poco a poco nos vamos dando cuenta de que la historia transitará por otros derroteros…


El protagonista está leyendo una novela que encontró en el autobús y se ha metido tanto en sus páginas que parece haber sido abducido. Se cree las referencias textuales en las que diferentes partes del cuerpo humano aparecen personificadas, la mayor parte de ellas referidas a los ojos: “sus ojos pasearon lentamente por la habitación”, “sus ojos se movieron de una persona a otra”, “sus ojos acariciaron a Julia”, etc. y le va dando una interpretación poco tranquilizadora. Se cree que los extraterrestres han llegado para dominar La Tierra, que son capaces de adoptar forma humana, que pueden separar o arrancarse partes del cuerpo e incluso dividirse en dos para estar en dos lugares a la vez.

Y es que frases como “perder la cabeza”, “dar la mano” o “entregar el corazón” son frases de uso corriente cuyo significado todos conocemos, pero que si las interpretásemos de manera literal llegarían a ser aterradoras, monstruosas. Por este motivo, el protagonista intenta disimular sus sospechas ante su familia, para que al menos ellos no dejen de estar tranquilos.


Su paranoia llega al extremo de creer que el escritor, que el autor de la novela, es uno de los extraterrestres, a la vista de la serenidad con la que narra los hechos. Hechos nada excepcionales, por cierto, si situamos las diferentes frases en su contexto. De hecho, todo parece indicar que la novela que está leyendo es una novela romántica.

Comentarios