domingo, 24 de julio de 2011

GUILLERMO TELL

Entre el mito y la fantasía, el personaje de Guillermo Tell (su posible existencia se remonta al siglo XIV) ha encarnado los ideales de lucha por la libertad e independencia de Suiza primero, y más tarde los de amor paterno y la lucha por la justicia. Por ende, es un personaje que ha sido muy atractivo a los ojos de multitud de creadores y artistas.

De este modo, el escritor alemán Friedrich Schiller, en 1804, escribió un drama en 5 actos y en verso desarrolando la leyenda de este personaje. Posteriormente, fue Rossini el que, inspirado en la obra de Schiller, compuso la ópera del mismo título en 1829.

Ya en el siglo XX, el escritor suizo Max Frisch retomó esta figura clásica para desmontar su historia en Guillermo Tell para el colegio (1971).

Quizá muchos de vosotros no conozcáis muchos detalles de la leyenda de Guillermo Tell, pero seguro que todos recordáis que era un gran ballestero y que hubo de acertar a una manzana colocada sobre la cabeza de su hijo con un disparo de su ballesta a 80 pasos de distancia para evitar una condena a muerte.

Esta leyenda le vale de inspiración a Alberto Montt (humorista gráfico e ilustrador chileno del que ya he colgado algunas viñetas en este blog -por cierto, muy recomendable su web www.dosisdiarias.com-) para algunas de sus ilustraciones. Os dejo aquí tres ejemplos:


Espero que os hayan gustado.
Enlace

No hay comentarios:

Publicar un comentario