martes, 5 de julio de 2011

EL SACERDOTE de William Faulkner (II)

El sacerdote, de William Faulkner, nos muestra los pensamientos y las emociones contradictorias de un seminarista el día anterior a su ordenación como sacerdote.

En este relato breve podemos apreciar algunas de las características esenciales de la prosa de Faulkner: lenguaje preciso, meticulosamente seleccionado, frases largas (abundando el uso de frases coordinadas y subordinadas) y serpenteadas que le sirven para profundizar en la psique de sus personajes atormentados.

En El sacerdote, nos encontramos con un futuro cura asolado por el miedo que le producen sus dudas en cuestión de fe cristiana que aún hoy son cuestiones de debate en el seno de la iglesia: ¿en verdad existe la vida eterna?, ¿merece la pena tanta abnegación, tanta renuncia y sufrimiento en este mundo?, ¿puede ser cura (un buen cura) un hombre casado, un hombre que tiene una esposa, hijos, una vida sexual o es imprescindible la castidad?...

En su paseo por las calles de la ciudad, las ideas de este joven seminarista, en lugar de aclararse, se ven ensombrecidas por la sensualidad y voluptuosidad de cuanto le rodea. Él cree ver la luz en el día siguiente, pues piensa que hallará consuelo en su ordenación y en su entrega a Dios. Pero con ello, realmente, ¿se acabarán las tentaciones?

2 comentarios:

  1. me gusto mucho ese resumen muy informativo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Diana. Me alegro de que te haya gustado. Espero que sigas leyendo nuestro blog. Hay muchas más reseñas interesantes :-)

    ResponderEliminar