jueves, 13 de noviembre de 2014

LA CASA DEL JUICIO, de Oscar Wilde (II)

Esta semana hemos leído el breve, pero de contenido muy profundo, poema escrito en prosa del escritor irlandés Oscar Wilde titulado La casa del Juicio.

En el texto, en el día del Juicio Final, Dios y el Hombre (con mayúscula, para significar al conjunto de toda la humanidad) se encuentran cara a cara. Dios juzga, el Hombre rinde cuentas por todos sus pecados.


En tres intervenciones diferentes Dios echa en cara al Hombre los pecados y faltas que ha cometido. El Hombre ha desobedecido los mandamientos y la ley divina.

En primer lugar, le acusa de haber sido cruel con los débiles y de avaricioso. El Hombre no lo niega.

Después denuncia su narcisismo, su herejía, le imputa haber caído en la idolatría. El Hombre también acepta esos cargos.

Más tarde, Dios tacha al Hombre de desagradecido, de injusto, le increpa su falta de humildad y lo acusa de traición. Y el Hombre, una vez más, no dice nada para defenderse, pues todo eso que se le achaca es cierto.

Llegados a este punto, Dios pretende condenar al Hombre al infierno. Pero el Hombre le revela que eso no es posible, pues su vida había sido horrible, había tenido lugar en el peor de los escenarios, y haría desmerecer al mismo averno.

Entonces Dios le dice que lo enviará al cielo. Pero el Hombre le replica que eso tampoco es posible, pues nunca ha sido capaz de imaginarse el cielo.

Dios ha perdido el juicio en el que el Hombre era el reo. El agnosticismo se ha asentado entre los humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario